Presupuesto: el quid de la cuestión en Social Media

Dar un presupuesto en Social MediaQuevedo publicó una poesía titulada “Poderoso caballero es don dinero” y tenía  toda la razón del mundo porque el dinero, y por ende, el presupuesto o importe de un trabajo suele ser una de las cuestiones más peliagudas en el universo del Social Media. Ya que ésta es una de las preguntas que más me hacen en las charlas o conferencias, hoy voy a tratar de aportar mi punto de vista, que espero sirva de orientación o ayuda a otras personas.

Una decisión fundamental ¿por cuenta ajena o por cuenta propia?

Si tu objetivo es que una empresa te contrate para trabajar de Community Manager, entonces no hablaremos de presupuesto sino de sueldo, y aquí la variedad es muy grande.

Puedes encontrar pymes que buscan un todo en uno por el sueldo mínimo, entendiendo por todo en uno desde incluir labores exclusivas de diseño gráfico hasta tareas de contabilidad, atención telefónica, etc, etc.

Otras pymes, sí conocen las características o funciones exclusivas del perfil y están dispuestas a negociar según valía; aunque seamos realistas, conociendo el presupuesto general que manejan empresas con este temaño las opciones no serán muy halagüeñas.

Para ser empleado/a lo ideal sería entrar en una gran empresa que cuente con un departamento de Social Media e integrarse en un equipo de trabajo, de esta forma, será más normal encontrar mejores condiciones laborales.

Yo quiero ser freelance y trabajar por mi cuenta

Si ese es tu caso, podrás comprobar fácilmente que en el panorama actual hay tantos presupuestos como colores en el espectro.

Al trabajar como profesional independiente, lo más habitual es contar con varios clientes y a cada uno cobrar un importe personalizado en función de sus necesidades, pero en cualquier caso, a la hora de calcular un presupuesto tienes que tener en cuenta diversas circunstancias y factores:

  • si tienes alta con epígrafe profesional, en tus facturas incluirás IVA e IRPF,
  • si tienes alta con epígrafe empresarial, en tus facturas incluirás IVA,
  • da un valor a tu hora de trabajo y calcula cuántas horas necesitarás para realizar tu trabajo,
  • computa en tus cálculos la parte proporcional de tu tarifa de Internet, datos, aplicaciones…,
  • si tienes que incluir imágenes “exclusivas” o de pago, añade el cargo correspondiente por diseño o por compra del paquete de imágenes en la web correspondiente,
  • también debes computar el % adecuado de gastos de electricidad, alquiler de despacho (si es el caso)…

A pesar de lo que acabo de exponer, en el mercado puedes encontrar propuestas desde 50 euros al mes hasta XXX, pero ¿cómo es posible?

Presupuesto barato o caro

Si analizamos la opción económica, es muy probable que nos encontremos con una o dos publicaciones a la semana en Facebook y si acaso alguna más en Twitter, si acaso. Antes de dar una opinión, comienza por ver la actuación de la propia empresa o profesional en las redes, porque eso puede decir mucho de sus futuras actuaciones. En estos casos, lo habitual es limitarse a compartir alguna que otra noticia interesante con una pequeña entradilla y ya está. Seamos realistas, eso no es tener una presencia coherente y consistente en los medios sociales.

Cuando vayas a calcular un presupuesto, además de los anteriores hay otros factores que elevan el importe:

  • creación de posts originales en lugar de difusión de noticias…,
  • cantidad de publicaciones por red y/o perfil o,
  • atención a interacciones en horario nocturno, fines de semana, días de fiesta

Conclusión

No hay una fórmula mágica, ya que cada cliente es único.

No obstante, espero que mi experiencia te ayude a tomar decisiones y de todas formas una buena táctica puede ser incluir revisión del presupuesto al mes o X meses en función de las interacciones y resultados.

Deja un comentario