10 años en el régimen de trabajador autónomo

Hoy en día se habla mucho de emprendimiento, de lanzarte y crear tu empresa o trabajar por tu cuenta; es decir, lo que toda la vida ha sido un autónomo.

Hace diez años

En diciembre de 2007, las perspectivas de trabajo en la empresa en la que estaba se vinieron abajo. Pasaba de tener trabajo a jornada completa a cuatro horas al día en el mejor de los casos. Y además, no tenía derecho a prestación por desempleo.

Con este panorama desolador en el horizonte tome una decisión que entonces me pareció arriesgada: darme de alta en el RETA (régimen especial de trabajadores autónomos).

10 años como trabajador autónomo

Mi objetivo de esta forma era poder acometer proyectos con otras organizaciones sin que mi empresa original pudiera poner pegas.

Objetivo conseguido

La estrategia funcionó y de hecho tan bien me fué que, los primeros años de la crisis (2008 y 2009) resultaron ser los mejores que he tenido, a nivel de carga de trabajo e ingresos económicos.

Bien es cierto que, para el área de formación, trabajar como autónomo es relativamente fácil. Al no estar sujeto al IVA, no tienes que presentar declaraciones trimestrales y lo compensas todo al hacer la renta anual.

El camino del autónomo es tortuoso

A pesar de lo comentado anteriormente, mantenerse dada de alta de manera ininterrumpida durante diez años no ha sido un camino de rosas.

En el momento en que tomé la decisión no había tarifa plana. Tampoco me pude acoger a ninguna ayuda o subvención. La inversión en formación que muchas empresas realizaron al principio de la crisis, se evaporó a medida que la situación en el país no mejoraba.

Por lo tanto, en 2011 tomé otra decisión importante: abrir consultoría en social media. Así que tras formarme adecuadamente y practicar ya estaba lista.

Ahora trabajo como autónoma dedicada a la formación y al social media
Algunos años han sido muy difíciles, sin apenas trabajo y pagando casi 400€ al mes. Y algunas personas me dirán que me podría haber dado de baja. Cierto, pero en el área de la formación algunas empresas piden continuidad, no permiten cortes. Así que si no quería perder clientes importantes, había que seguir como fuera.

Afortunadamente, sólo han sido épocas puntuales y por fin parece que la crisis ha quedado atrás definitivamente.

Y desde entonces…

… aquí sigo, con la típica vida de un autónomo. Traducido: echando muchas horas fuera, sin poder desconectar realmente ni un minuto… pero no lo cambio por nada.

Si me junto con picos de trabajo es porque yo lo decido. Pero también puedo decidir dejarme libre el día que me interese o no coger un proyecto porque no me convenza.

En definitiva…

Espero seguir 10 años o más como autónoma

 

 

Presupuesto: el quid de la cuestión en Social Media

Dar un presupuesto en Social MediaQuevedo publicó una poesía titulada “Poderoso caballero es don dinero” y tenía  toda la razón del mundo porque el dinero, y por ende, el presupuesto o importe de un trabajo suele ser una de las cuestiones más peliagudas en el universo del Social Media. Ya que ésta es una de las preguntas que más me hacen en las charlas o conferencias, hoy voy a tratar de aportar mi punto de vista, que espero sirva de orientación o ayuda a otras personas.

Una decisión fundamental ¿por cuenta ajena o por cuenta propia?

Si tu objetivo es que una empresa te contrate para trabajar de Community Manager, entonces no hablaremos de presupuesto sino de sueldo, y aquí la variedad es muy grande.

Puedes encontrar pymes que buscan un todo en uno por el sueldo mínimo, entendiendo por todo en uno desde incluir labores exclusivas de diseño gráfico hasta tareas de contabilidad, atención telefónica, etc, etc.

Otras pymes, sí conocen las características o funciones exclusivas del perfil y están dispuestas a negociar según valía; aunque seamos realistas, conociendo el presupuesto general que manejan empresas con este temaño las opciones no serán muy halagüeñas.

Para ser empleado/a lo ideal sería entrar en una gran empresa que cuente con un departamento de Social Media e integrarse en un equipo de trabajo, de esta forma, será más normal encontrar mejores condiciones laborales.

Yo quiero ser freelance y trabajar por mi cuenta

Si ese es tu caso, podrás comprobar fácilmente que en el panorama actual hay tantos presupuestos como colores en el espectro.

Al trabajar como profesional independiente, lo más habitual es contar con varios clientes y a cada uno cobrar un importe personalizado en función de sus necesidades, pero en cualquier caso, a la hora de calcular un presupuesto tienes que tener en cuenta diversas circunstancias y factores:

  • si tienes alta con epígrafe profesional, en tus facturas incluirás IVA e IRPF,
  • si tienes alta con epígrafe empresarial, en tus facturas incluirás IVA,
  • da un valor a tu hora de trabajo y calcula cuántas horas necesitarás para realizar tu trabajo,
  • computa en tus cálculos la parte proporcional de tu tarifa de Internet, datos, aplicaciones…,
  • si tienes que incluir imágenes “exclusivas” o de pago, añade el cargo correspondiente por diseño o por compra del paquete de imágenes en la web correspondiente,
  • también debes computar el % adecuado de gastos de electricidad, alquiler de despacho (si es el caso)…

A pesar de lo que acabo de exponer, en el mercado puedes encontrar propuestas desde 50 euros al mes hasta XXX, pero ¿cómo es posible?

Presupuesto barato o caro

Si analizamos la opción económica, es muy probable que nos encontremos con una o dos publicaciones a la semana en Facebook y si acaso alguna más en Twitter, si acaso. Antes de dar una opinión, comienza por ver la actuación de la propia empresa o profesional en las redes, porque eso puede decir mucho de sus futuras actuaciones. En estos casos, lo habitual es limitarse a compartir alguna que otra noticia interesante con una pequeña entradilla y ya está. Seamos realistas, eso no es tener una presencia coherente y consistente en los medios sociales.

Cuando vayas a calcular un presupuesto, además de los anteriores hay otros factores que elevan el importe:

  • creación de posts originales en lugar de difusión de noticias…,
  • cantidad de publicaciones por red y/o perfil o,
  • atención a interacciones en horario nocturno, fines de semana, días de fiesta

Conclusión

No hay una fórmula mágica, ya que cada cliente es único.

No obstante, espero que mi experiencia te ayude a tomar decisiones y de todas formas una buena táctica puede ser incluir revisión del presupuesto al mes o X meses en función de las interacciones y resultados.

Si eres Community Manager freelance no tienes horarios, asúmelo

Miércoles 24 – Nochebuena – 18:00 horas – Felicitaciones en el muro de Facebook
Jueves 25 – Navidad – 14:00 – Más felicitaciones, ahora toca en Twitter
Domingo 28 – Día de los Inocentes – 15:00 horas – Contestando comentarios
Miércoles 31 – Nochevieja – 20:00 – Bandejas de horno listas – Móvil pitando en la cocina
Jueves 31 – Año Nuevo – 14:50 – A punto de comenzar el almuerzo, revisando interacciones

¿Qué estás pensando?

A lo mejor crees que soy una de esas personas obsesionadas con la tecnología que mira su móvil más de 150 veces al día porque su vida, la que le gusta, ya no es física, sino que es virtual.

Si es así, te equivocas, SOY COMMUNITY MANAGER. Y entonces…

¿Los Community Managers no descansan? ¿No tienen derecho a vacaciones?

Sí y No. Asúmelo, la mayoría de las personas interactúan con las redes sociales, con sus amigos, sus cursos o sus marcas a cualquier hora del día o de la noche.

Para hacer comunidad y si quieres ser un buen profesional freelance tú también tienes que estar disponible, no queda otra.

Soy Community Manager freelance

Menos mal que tenemos herramientas que nos permiten planificar y programar contenidos, de manera que podamos nuestro horario y disfrutar de fines de semana, vacaciones o días de fiesta; pero….

¿Y si preguntan o nos hacen un comentario directo?¿Y si se produce una crisis?

Para bien o para mal, estos hechos no se producen cuando tú eliges sino cuando el cliente, fan, seguidor o prosumer decide.

Si ignoras lo que han escrito porque por ejemplo, es viernes a las 10 de la noche y estás de  cena con los amigos y hasta el lunes no tienes intención de volver a “conectarte”, ya puede ser demasiado tarde. Por supuesto, tampoco sería correcto contestar una crítica a tu marca “en caliente”. 

Sin embargo, tanto en un sentido como en otro, es necesario dar respuesta en un tiempo razonable, aunque la razonabilidad sea un concepto de lo más subjetivo.

Por ejemplo, los usuarios de las redes para empresas con horario de oficina, esperan de media una respuesta en días laborables a no más tardar de 3 horas y saben que si lo haces durante el fin de semana, ésta podrá demorarse.

No obstante, cada día hay más organizaciones con horario full-time, y la interactuación en las redes debe formar parte del servicio de Atención al cliente, como una extensión del mismo; por lo tanto, tienes que estar ahí, no queda otra.

Afortunadamente hoy en día, con los smartphones podemos llevar nuestro puesto de trabajo encima y dar cobertura casi en cualquier parte, lo que facilita sobremanera nuestra tarea pero…

…si quieres desarrollar tu carrera profesional como Community Manager olvídate del horario de 8 horas de lunes a viernes.