¿Tener o no tener una página web? Esa es la cuestión

PorLucía Montero Rodríguez

¿Tener o no tener una página web? Esa es la cuestión

Tener o no tener una página webHace poco una conocida con un negocio físico en Sevilla me decía que, hoy en día las empresas no necesitan tener una página web, es suficiente con un perfil en las redes sociales. A partir de esta premisa, y como existen diferentes puntos de vista, he pedido a profesionales de distintos sectores su opinión al respecto.

A continuación podéis ver las respuestas que han dado a una pregunta importante:

¿Es imprescindible que una empresa o negocio disponga de una página web, o es suficiente con tener cuentas en redes sociales?

 

Maria Isabel de Andrés – Farmaceútica

Para mí la pieza principal es la red social de tu público objetivo, en mi caso, en Facebook. Además, también es importante tener buena información en Google My Business. Después estaría la web, que es para visualizar lo que eres de forma estable.

Por último, cualquier otra red social para el público al que te gustaría llegar, siempre con visión de futuro.

Daniel Jurado – CEO de Impulsoh

Cualquier tipo de red social por muy trabajado que esté el contenido,  número de seguidores, Fans, Likes o como quieras que sean sus indicadores de afinidad a tu marca, siempre van a tener un problema a medio-largo plazo: la moda.

Es decir, todas las redes sociales tienen una fecha de caducidad puesto que pasarán de moda algún día. Por tanto, todos los esfuerzos volcados en ella no servirán para nada. En cambio, una web es tuya, es tu escaparate frente a todos los usuarios que navegan por internet.

Las redes sociales pasarán de moda,  Internet nunca lo puede hacer. Será más avanzada tecnológicamente,  avanzarán las páginas web (de las tradicionales Web de escritorio a las Web Apps en PWA), pero ésta siempre será tuya y nunca se perderá el control.

Dicho esto, bajo mi visión del negocio, es un error no tener web.

María Lázaro – autora del blog Hablando en corto y del libro “Community Manager. La guía definitiva

Hoy en día no se concibe que una empresa o negocio carezca de página web: es un instrumento fundamental de marketing, incluso aunque la empresa no realice ventas online. El website sirve de escaparate virtual, es una herramienta para captar contactos comerciales, impulsa la imagen del negocio (si está bien planteado, claro) y además contribuye a incrementar la confianza.

Este website corporativo no es sustituible por perfiles y páginas en redes sociales. Una página en Facebook o LinkedIn nunca podrá desempeñar la misma función que la web. Los followers de un perfil no son equiparables a los contactos de una base de datos.

Tener presencia sólo en redes sociales puede ser perjudicial pata tu identidad digitalPero lo más importante es que en las redes sociales, las reglas de funcionamiento las fija cada plataforma. Twitter, YouTube, Facebook o Instagram pueden decidir cambiar pasado mañana funciones, suprimir herramientas, modificar diseños de los perfiles y páginas. Y, si el negocio o la marca depende en exceso de ellas, la herida puede ser mortal. La empresa es dueña de su página web, pero no de sus perfiles en redes sociales.

Es más: el éxito de la página web no debe tampoco estar ligado a los social media. Un ejemplo: el cambio en el algoritmo de Facebook. El radical descenso de visitas procedentes de redes sociales ha dañado a negocios cuyo tráfico web tenía como principal fuente las redes sociales, hasta el punto de medios de comunicación digital como Buzzfeed y Playground han echado el cierre nada más estrenar el año 2019.

En definitiva, los social media deben ser solo un elemento más del marketing mix de la empresa.

Agustín Madariaga – Periodista y Experto en Big Data

Hoy en día no usar el comercio electrónico me parece una temeridad y no tener una Web también. El escaparate ya no está en la calle. Si quieres que te vean físicamente, el pago de local en calle con paso comercial elevado es altísimo. El “Escaparate” virtual es hoy más importante que el físico. Esa es mi opinión.

Otra cosa es que una mala Web es peor que ninguna Web.

Juan Pablo Morales – Director General en Mindhouse

A veces, encuentras empresas o profesionales independientes que no tienen página web y que disponen de presencia en el online a través de una página de Facebook, una cuenta en Twitter o Instagram… y les funciona.

Pero el hecho de que eso sea correcto o incorrecto, no creo que vaya en relación a si les va bien o no. Aunque les vaya bien, les podría ir mejor. Da igual que sea una empresa pequeñita o un profesional independiente que trabaja desde su casa. El estar en Internet tiene que responder a una estrategia y el cómo (en Facebook, una web, una tienda…) es parte de la táctica de esa estrategia.

Tener una página web o sólo cuenta en una red social debe depender de una estrategia

Nos encontramos casos de gente que con una página en Facebook “tiene suficiente” (según su opinión). Sin embargo, tras analizarlos ( empresa, perfil, sector…), vemos que con una presencia a través de página web, podría tener mejores resultados. Eso se debe a que hay gente que busca su servicio o producto en su zona de influencia (SEO).

Encontramos gente que por desconocimiento crean sus perfiles en Facebook (ni siquiera una página), porque alguien les ha dicho que tienen que hacerlo. Además, ni lo llevan bien, ni saben gestionarlo y en realidad no responde a una estrategia. Este hecho no sólo puede no aportarles clientes o contactos, sino que al revés, los que podría aportarles huyen al ver el tipo de empresa/profesional que son en esos canales.

La dependencia de un canal social, que cambia y evoluciona y que cada vez limita más el acceso orgánico a las páginas obliga a muchas empresas a tener que invertir dinero para llegar a su público. Ejemplo de empresas que han cerrado sus páginas en Facebook por el cambio del algoritmo que afecta en el alcance orgánico de las mismas, vas a encontrar un mogollón en Internet. Esto es una desventaja, basas tu estrategia online en un canal que no controlas… (aunque puede ser una herramienta útil en acciones a corto). Tu propia web, con los costes tan reducidos que tenemos a día de hoy (ya no cuestan miles y miles de euros como hace años), te permite controlar al 100% tu propio canal. El qué, el cómo, el cuándo… sin depender de terceros.

Para cerrar el tema… ¿Web propia o página en Facebook u otro canal social? Pues depende… ¿Qué quieres conseguir a corto, a medio o a largo plazo? ¿Quién es tu público? Qué productos o servicios vendes? Aunque está claro que tener tu propia web te da muchas ventajas que no te da estar sólo en Facebook, son muchas las preguntas que hay que responder para tenerlo claro y proponer su estrategia con sus tácticas.

Idoia Carné – Marketera

Apostar toda tu presencia online a una Red social es un riesgo muy grande para mi gusto. Si la red de turno cierra te quedas sin canal de comunicación con tus clientes. Veo mucho más efectivo una comunicación directa si no te interesa expandirte o una lista de correo o Telegram como hacen cadenas como Primark.

En definitiva y personalmente, el uso de redes sociales debería ser un útil más que redirigirá el tráfico a tu web o a la lista de correo, a un canal propio sobre el que tengas un control total.

Rayko Lorenzo– Emprendedor y docente en ESIC

Como se suele decir, “la página web es tu casa, las redes sociales un hotel”. ¿Amueblarían ustedes la habitación de un hotel? La página web es una tool capital a la hora de dimensionar cualquier unidad de negocio. Cuando alguien quiere buscar un vuelo, un fontanero o una farmacia de guardia… ¿lo busca en Instagram?

Sería un groso error pensar que las redes sociales son un elemento sustitutivo de un “site”. Es más, cada vez baja la visualización orgánica de las redes sociales, y esto va en contra de los impactos de las marcas. Llegará el momento (si no ha llegado ya), en que para ser visibles en ellas las empresas tendrán que “pasar por caja” sí o sí, o sí o también.

Lo comentado no quita que las redes sociales sean un excelente satélite de la página web. Deberán, a través de la creatividad, el inbound, etc. tener un CTA que conduzca a nuestro catálogo, a nuestros servicios, a nuestro contacto o, sencillamente, a donde queramos.

Recuerden, redes sociales SÍ, pero con página web como madre y, sobre todo, con ESTRATEGIA.

Inés García – Gerente en Speakers Corner

Dar la espalda a la web, a día de hoy, es como dar de espalda al cliente. Sin duda, los negocios y profesionales que utilicen las redes sociales como canales de venta han de considerar sus limitaciones, por no tener la titularidad de toda la información y porque debido a la navegación en este tipo de plataformas, los usuarios pueden acabar hartos de tanta infoxicación comercial.

Reconocer que la clave está en lo que los usuarios de nuestro proyecto necesitan, les interesa y poder ofrecérselos por tener acceso a dichos comportamientos es vía web propia (ni que hablar de constructores web que no son más que plantillas estáticas escaparísticas).

Diferente es que cada empresa valore que trato realiza de sus usuarios y de los que están por venir.

Acerca del autor

Lucía Montero Rodríguez administrator